Principios de Diseño

En Emprered nos hemos propuesto enseñar competencias, prácticas y hábitos para emprender. Nuestra propuesta se basa en los siguientes principios básicos:

  1. Toda persona puede ser emprendedora: el impulso emprendedor se encuentra en cualquier persona. Es parte de su naturaleza. El emprendimiento nos permiten interpretar las necesidades que tiene nuestro entorno.
  2. La capacidad emprendedora no es capacidad intelectual: la capacidad emprendedora se encarna en competencias, sensibilidades y en “saber hacer”. Emprender no es un fenómeno que se puede aprender en un salón de clases, sino haciendo y ejecutando emprendimientos en la vida real. El emprendimiento se aprende emprendiendo.
  3. La capacidad emprendedora se expresa en hábitos y prácticas: una manifestación del talento de un emprendedor exitoso radica en sus hábitos para conversar, hacer ofertas y coordinar acciones.
  4. La capacidad emprendedora surge en un espacio social: La capacidad emprendedora responde siempre a contextos sociales con un trasfondo cultural o familiar, donde se manifiesta como un estilo y una narrativa particular de abordar la vida y el hecho económico.
  5. La cultura emprendedora introduce nuevas prácticas: la capacidad emprendedora no es un mero conocimiento o acumulación de reglas y técnicas, sino una sensibilidad y una predisposición que se traduce en un estilo propio de cada emprendedor.